¿Quienes son los santos según la Biblia?

Biblioteca enigma, sección de libros de consulta general en diferentes formatos
Avatar de Usuario
Enigma
Administrador del Sitio
Administrador del Sitio
Usuario Especial
Usuario Especial
Mensajes: 844
Registrado: 20 Oct 2013 16:26
Es: Mujer
Profesion: Webmaster CEO SEO
Ubicacion: Matrix
Navegador: Chrome

¿Quienes son los santos según la Biblia?

Mensaje sin leer por Enigma » 13 Feb 2016 13:55

¿Quien son los santos según la Biblia?

Hay muchas enseñanzas falsas en ciertas iglesias. En una que conocemos muy bien enseñan que ciertos creyentes o líderes religiosos que ya han muerto se pueden considerar superiores en santidad y mérito que otros creyentes que todavia viven. En esos lugares llaman santos a los creyentes muertos que han vivido una buena vida. Pero ¿es eso lo que enseña la Biblia? No lo es. Decir semejante cosa contradice de plano a la Palabra de Dios. Eso lo vamos a ver ahora leyendo lo que Dios dice, no lo que los hombres que no conocen a Dios enseñan.

En primer lugar, no hay nadie que sea santo por haber vivido una buena vida. Un solo pecado en toda tu vida es suficiente para no merecer estar con Dios, pero la Biblia dice que todos estamos muertos en delitos y pecados. Esto se ha demostrado cuando gente que parecia tan santa han resultado ser pederastas. Por tanto solo Dios decide quien es santo, y lo decidió cuando mandó a Su Hijo Jesús a pagar la pena de nuestro pecado.

El apóstol Pablo en particular, casi siempre que escribía una carta a alguna iglesia Cristiana establecida, la dirigía a los santos que habia en ella. Vemos de qué modo se dirige.

1 Corintios 1:1-2
“Pablo, llamado a ser apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, y el hermano Sóstenes, a la iglesia de Dios que está en Corintios, a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser SANTOS CON TODOS LOS QUE EN CUALQUIER LUGAR invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro”.

Efesios 1:1
“Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, a los santos y fieles en Cristo Jesús que están en Efeso”.

Filipenses 1:1
″Pablo y Timoteo, siervos de Jesucristo, A TODOS LOS SANTOS en Cristo Jesús que están en Filipos, con los obispos y diáconos”.

Hechoos 26:9
“Yo ciertamente había creído mi deber hacer muchas cosas contra el nombre de Jesús de Nazaret; lo cual también hice en Jerusalén. Yo encerré en cárceles A MUCHOS DE LOS SANTOS, habiendo recibido poderes de los principals sacerdotes . . . “.

Como vemos claramente, los santos no son gente que ha muerto y ha sido elevada a los altares porque se lo merecían y porque después de muertos un papa decide que lo sea. No, santos somos todos los que hemos invocado el nombre del Señor Jesús para salvación por la Fe en su Nombre y podemos estar vivos o muertos.

Además, estos que son considerados santos y puestos en los altares por algunos no pueden hacer nada por nosotros, así que es en vano orar a ellos. Solo existe un intercesor entre Dios y los hombres, y este es el Señor Jesucristo.

1 Timoteo 2:5
“Porque hay un solo Dios y UN SOLO MEDIADOR entre Dios y los hombres: Jesucristo hombre”.

Mediten en esto y por favor, compártanlo con los que todavia están engañados por los maestros falsos.

Santa Biblia, versión Reina Valera”.



Avatar de Usuario
DATAGENIUS
Moderador
Moderador
Usuario
Usuario
Mensajes: 20
Registrado: 18 Dic 2013 22:36
Es: Hombre
Profesion: Técnico electrónico
Ubicacion: Chile
Navegador: Firefox
About: 123456789123456789123456789

Re: ¿Quien son los santos según la Biblia?

Mensaje sin leer por DATAGENIUS » 20 Dic 2017 22:52

;) complementemos el asunto.

Primero, agreguemos alguna definición para SANTIDAD: "Cualidad o estado de santo; limpieza o pureza espiritual; condición de sagrado". El único al que se le puede atribuir la santidad absoluta y, por tanto, la cualidad de santo es a Jehová Dios.

Sin embargo, sólo Él puede atribuir esta condición y cualidad a otros seres, como los humanos. Refiriéndose a otras personas, podemos decir que se consideraba santos a todos los miembros de la nación de Israel debido a que Dios los había escogido y santificado al introducirlos como propiedad especial en una relación de pacto exclusivo con Él. Les dijo que si le obedecían serían “un reino de sacerdotes y una nación santa”. (Éx 19:5, 6.) Por medio de la obediencia, “verdaderamente [resultarían] santos a su Dios”. Dios los exhortó: “Deben resultar santos, porque yo Jehová su Dios soy santo”. (Nú 15:40; Le 19:2.) Las leyes dietéticas, sanitarias y morales que Dios les dio les recordaban constantemente su condición de separados y santos para Dios. Las restricciones que imponían estas leyes eran una fuerza poderosa que limitaba en gran manera la relación con sus vecinos paganos, y fue una protección para mantener santo a Israel. Por otro lado, si la nación desobedecía sus leyes, perdería su condición santa ante Dios. (Dt 28:15-19.)

También, el Hijo de Dios, nació en santidad (Lu 1:35), y mantuvo esa santificación o santidad durante toda su vida terrestre. (Jn 17:19; Hch 4:27; Heb 7:26.) Su santidad era completa, perfecta, y saturaba todos sus pensamientos, palabras y acciones. Al mantener su santidad incluso hasta el punto de sufrir una muerte sacrificatoria, hizo posible que otros alcanzasen la santidad. En consecuencia, el llamamiento para seguir sus pasos es un “llamamiento santo”. (2Ti 1:9.) Los que reciben ese llamamiento llegan a ser los ungidos de Jehová, los hermanos espirituales de Jesucristo, y se les llama “santos” o “consagrados”. (Ro 15:26; Ef 1:1; Flp 4:21; compárese con NBE.) Reciben santidad ejerciendo fe en el sacrificio de rescate de Cristo. (Flp 3:8, 9; 1Jn 1:7.) De modo que la santidad no es inherente en ellos o no les pertenece a ellos por su propio mérito, sino que les llega a través de Jesucristo. (Ro 3:23-26.)

Es por esta razón que las muchas referencias bíblicas a miembros vivos de la congregación identificados como “santos” o “consagrados” (NBE) hacen patente que una persona no es santificada o “consagrada” por los hombres o por una organización, ni tiene que esperar hasta después de la muerte para que le hagan “santo” o “santa”. Es “santo” en virtud del llamamiento de Dios para ser coheredero con Cristo. Es santo a los ojos de Dios mientras está sobre la Tierra, con la esperanza de vida celestial en el reino de los espíritus, donde moran Jehová Dios, su Hijo y los santos ángeles. (1Pe 1:3, 4; 2Cr 6:30; Mr 12:25; Hch 7:56.)

Los que tienen esta posición santa ante Jehová se esfuerzan, con la ayuda del espíritu de Dios, por alcanzar la santidad de Dios y de Cristo. (1Te 3:12, 13.) Esto exige estudiar la Palabra de verdad de Dios y aplicarla a su vida. (1Pe 1:22.) Requiere responder a la disciplina de Jehová. (Heb 12:9-11.) De ello se deriva que si una persona es genuinamente santa, seguirá un proceder de santidad, limpieza y rectitud moral. Se exhorta a los cristianos a que presenten sus cuerpos a Dios como sacrificio santo, tal como los sacrificios aceptables que se presentaban en el antiguo santuario también eran santos. (Ro 12:1.) El ser santos en conducta es un mandamiento: “De acuerdo con el Santo que los llamó, háganse ustedes mismos santos también en toda su conducta, porque está escrito: ‘Tienen que ser santos, porque yo soy santo’”. (1Pe 1:15, 16.)

En conclusión, los santos deben de ser personas limpias, particularmente en un sentido espiritual o moral; también, aquellos que se apartan para el servicio de Dios, en el cielo o en la Tierra.

:)
No puedo aceptar dejar de intentarlo !

Imagen

Responder

Volver a “Area Teologia - Religion - Filosofia”